TRADICIONES

san-valentin2-1024x819Cuando la Navidad acaba parece que llega la tristeza, el tiempo de “ponerse a dieta” y no es así. Por lo menos en esta ciudad en la que se celebra todo, es el momento de las tradiciones culinarias.

Os habéis preguntado si nos dejamos algún santo del santoral sin celebrar, yo creo que no. El mes de enero y febrero vienen cargaditos de dulces y salados manjarares.

Todo comienza cuando San Vicente el día 22 de enero, viene acompañado de un más que tradicional pastel de chorizo.

El día 29 como no nos vamos a solidarizar con nuestros amigos zaragozanos y no celebrar San Valero (el rosconero) con un rico roscón relleno de nata, que claro repetimos unos días después el 3 de febrero día de San Blas, ahora que éste puede ser con o sin nata, según los gustos. Como marca la tradición hay que bendecirlo para protegernos la garganta de las enfermedades propias del tiempo.

Cuando ya parece que estamos saturados llega el día 5 y por supuesto que una tetica de Santa Agueda bendecida, tampoco puede faltar en la mesa. Ya parece que la cosa se calma, pero no, que va, llega San Valentín, con ese roscón en forma de corazón que no lo puedes dejar escapar.

Esta claro que no nos perdemos ni una, pero os quiero contar una cosa que no se si sabéis. Muchos piensan que San Valentín se celebra desde hace poco y que surgió por el interés de los grandes centros comerciales, pero su origen se remonta a la época del Imperio Romano.

San Valentín era un sacerdote que hacia el siglo III ejercía en Roma. Gobernaba el emperador Claudio II, quien decidió prohibir la celebración de matrimonios para los jóvenes, porque en su opinión los solteros sin familia eran mejores soldados, ya que tenían menos ataduras.

El sacerdote consideró que el decreto era injusto y desafió al emperador. Celebraba en secreto matrimonios para jóvenes enamorados (de ahí que San Valentín sea el patrón de los enamorados). San Valentín gozaba de un gran prestigio en Roma. El emperador Claudio dio orden de que encarcelasen a Valentín. Entonces, el oficial Asterius, encargado de encarcelarle, quiso ridiculizar y poner a prueba a Valentín. Le retó a que devolviese la vista a una hija suya, llamada Julia, que nació ciega. Valentín aceptó y en nombre del Señor, le devolvió la vista.

Este hecho hizo que Asterius y su familia se convirtieran al cristianismo. De todas formas, Valentín siguió preso, el emperador Claudio  ordenó que lo martirizaran y ejecutaran el 14 de febrero del año 270. La joven Julia, agradecida al santo, plantó un almendro de flores rosadas junto a su tumba. De ahí que el almendro sea símbolo de amor y amistad duraderos.

¿Que os parece? es una cosa curiosa y por eso os la quería contar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s